Azulejos Novella

Gres porcelánico. ¿Qué es?

El gres porcelánico es un material cerámico que en su proceso de fabricación se somete a altas temperaturas, lo que les dota de una gran resistencia, tanto al impacto como al desgaste.

Cuando decidas comprar un pavimento, seguramente te hablarán del gres porcelánico, incluidos nosotros.

Hace algunos años el gres porcelánico era un tipo de pavimento caro. No había muchas fábricas que lo hicieran y los diseños eran muy limitados. Ahora la situación ha cambiado y la mayoría de los fabricantes lo comercializan.

La palabra clave que define a un pavimento porcelánico es temperatura. Las arcillas pasan por el horno a una temperatura de 1300 grados aproximadamente. Durante ese proceso se obtiene un material cerámico de gran dureza y baja porosidad. Todo ello con independencia de que la arcilla sea prensada o extrusionada antes de entrar en el horno.

Porcelánico Todomasa
vives ceppo di gres
Porcelánico esmaltado

Dos tipos de gres porcelánico. Como distinguirlos

En el mercado existen dos tipos de pavimentos porcelánicos. Los esmaltados son a los que a la arcilla, se le aplica una capa superficial de productos generalmente en forma de polvo antes de su introducción en el horno. Estos cristalizan con la cocción obteniéndose una capa superficial vidriada. La cocción se hace a elevada temperatura para conseguir que el soporte de la pieza gresifique. Gracias a los esmaltes, las posibilidades decorativas son prácticamente ilimitadas. Los colores son infinitos y los diseños y dibujos son tantos como den de sí la imaginación de los diseñadores de las fábricas. Además se puede lograr acabados brillantes o en mate durante el proceso de cocción, sin necesidad ninguna manipulación posterior.

Existen otro tipo de pavimentos porcelánicos llamados técnicos o todomasa. En este caso la arcilla se cuece directamente en el horno y se consigue una pieza compacta, similar en todas sus caras. Aquí el color depende únicamente los los pigmentos que se hayan aplicado sobre las arcillas previamente. Aunque cada vez mayores, las posibilidades de diseño son más limitadas con respecto a los esmaltados. Por ejemplo si queremos conseguir brillo en la pieza habría que someterla a un proceso de pulido después de su fabricación.

En definitiva, último hay que saber que si queremos colocar gres en una zona de exterior sometida a inclemencias del tiempo desfavorables como humedad, heladas es imprescindible colocar gres porcelánico. Así evitaremos problemas de mantenimiento en un futuro y nuestro suelo será más duradero.